ADICCION

Las enfermedades adictivas son enfermedades del cerebro que afectan los circuitos de recompensa, placer y motivación.

Se incrustan en la memoria a largo plazo, de allí que su tratamiento sea complejo; y afectan al individuo y sus seres queridos.

Se caracterizan por:

-Abuso de alguna sustancia adictiva

-Tolerancia (necesidades mayores de la droga para obtener los mismos resultados físicos o mentales)

-“Craving”: o deseo constante o periódico de consumo

-Síndrome de abstinencia al suspender el uso

-Deterioro, físico, mental, emocional y social de la persona.

Los tratamientos convencionales son poco efectivos por lo que desde 2008 desarrollamos en Guatemala, el modelo más avanzado para su tratamiento con protocolos médicos y psicoterapéuticos que incluyen el uso de IBOGAINA DE ALTA PUREZA, así como protocolos para el tratamiento del P.A.W. que es responsable del 90% de recaídas si no se trata correctamente.

Así mismo utilizamos IBOGAINA para el tratamiento del Desorden de Estrés Post Traumático (PTSD) asociado a estas enfermedades tanto como propiciador del consumo o como consecuencia del mismo.

Síndrome de Estrés Post Traumático (PTSD)

 

Es normal tener reacciones de estrés después de un evento traumático. Las emociones y el comportamiento pueden cambiar en formas que resultan molestas para quien lo sufre. A pesar de que la mayoría de la gente tiene reacciones de estrés después de un trauma, que mejoraran con el tiempo, usted debe buscar ayuda si los síntomas: duran más de tres meses, si siente una gran angustia, si se ve afectado su trabajo o vida en el hogar.

 

¿Cuáles son los síntomas del trastorno de estrés postraumático?

Los síntomas de PTSD pueden perturbar su vida y hacer que sea difícil continuar con sus actividades diarias. Puede que le resulte difícil pasar el día solo. Hay cuatro tipos de síntomas de PTSD: 1. Volver a vivir el evento (también llamados síntomas re- experimentación) Los recuerdos del evento traumático pueden volver en cualquier momento. Se puede sentir el mismo miedo y el horror que experimentó cuando tuvo lugar el evento. Por ejemplo: Puede tener pesadillas. O puede sentirse como si experimentara nuevamente el evento traumático. Esto se conoce como un flashback. O se puede ver, oír, oler o algo que le hace revivir el evento. Esto se llama un disparador. Los informes de noticias, ver un accidente en la televisión, o escuchar un ruido fuerte como los de un automóvil son ejemplos de factores desencadenantes. 2. Evitar situaciones que le recuerdan el evento; usted puede tratar de evitar situaciones o personas que desencadenan recuerdos del evento traumático. Usted puede incluso evitar hablar o pensar en el evento. Por ejemplo: Puede evitar las multitudes, porque se siente en peligro. O Puede evitar conducir si estuvo en un accidente de transito o si su convoy militar fue bombardeado. O si usted estuvo en un terremoto, es posible evitar ver películas sobre los terremotos. O usted puede mantenerse muy ocupado o evitar la búsqueda de ayuda, ya que esto le evita tener que pensar o hablar sobre el evento. 3. Los cambios negativos en las creencias y sentimientos; La forma de pensar sobre sí mismo y los demás se modifica por el trauma. Este síntoma tiene muchos aspectos, incluyendo los siguientes: Usted no puede tener sentimientos positivos o amor hacia los demás y puede mantenerse alejado de las relaciones, usted puede olvidarse de las partes del evento traumático (clivaje) o no será capaz de hablar acerca de ellos, puede pensarse que el mundo es completamente peligroso, y que en nadie se puede confiar. 4. Puede sentirse agitado (también llamado híper alerta). Usted puede estar nervioso, o siempre alerta y en busca de peligro. De repente se podría llegar a sentir enojado o irritable. Esto se conoce como rebote emocional. Por ejemplo: Puede tener dificultades para dormir. O usted puede tener dificultad para concentrarse. O puede que le sorprenda por un ruido fuerte o sorpresa. Es posible que desee tener su espalda contra una pared en un restaurante o sala de espera. IBOGAINA ha demostrado ser muy eficaz para tratar esta condición de acuerdo a nuestra experiencia con varios pacientes tratados hasta la fecha.

 

IBOGAINA

IBOGAINA (12-methoxyibogamine) es uno de varios alcaloides presentes en la raíz del arbusto Tabernantha Iboga originario del África centro-oriental. Su metabolito activo NORIBOGAINA (12-hydroxyibogamine) surge de la transformación de la IBOGAINA al pasar por el hígado. Ha demostrado desde 1962 efectividad para el tratamiento de la adicción a opioides y opiáceos, (Heroína, Oxycodona, Morfina, Tramadól, Codeína, Buprenorfina etc.) Hallazgo realizado por Howard Lotsoft quien sufría de dependencia química a heroína y que luego de la ingestión de raíz de la planta observó una sorprendente falta de deseo por la heroína y no presento abstinencia aguda con lo cual inicio una lucha titánica porque sus observaciones fuesen reconocidas por la comunidad científica.

Posteriormente fue advertido que IBOGAINA era también efectiva en el tratamiento de otras enfermedades adictivas tales como:

-HEROINA Y OPIODES /OPIACEOS

-SUBOXONE

-Alcohol

-Cocaína-crack

-Anfetaminas

-Metanfetamina

-Metadona

-Nicotina

-Cafeína y otras.

 

Así como para provocar profundos estados de introspección de mucha utilidad en psicoterapia, cualidades utilizadas por el psiquiatra Chileno Claudio Naranjo.

 

IBOGAINA actúa sobre múltiples sistemas de neurotransmisión y circuitos neuronales,

Adhiriéndose a diferentes receptores cerebrales como receptores de acetilcolina, dopamina, serotonina, receptores de opioides Mu y Kappa, receptores de glutamato tipo NMDA, inhibe también el recaptador de serotonina con lo que las cantidades de dicho neurotransmisor aumentan netamente a nivel cerebral y debido a esto es útil para el tratamiento de estados depresivos. Este aumento de la concentración de serotonina a nivel cerebral incrementa el funcionamiento de los lóbulos pre frontales del cerebro disminuyendo la impulsividad de los pacientes adictos, ya que los lóbulos pre frontales actúan como frenos naturales a las conductas o impulsos originados en estructuras más profundas del encéfalo.

IBOGAINA incrementa la liberación del factor neurotrófico derivado de células gliales (GDNF) en una región del tallo cerebral el cual es un poderoso supresor del consumo de alcohol y protector ante las recaídas.

 

Más allá del núcleo acumbens y la dopamina

 

Estudios recientes evidencian que la exposición prolongada a sustancias adictivas como las mencionadas producen en las neuronas la expresión de genes que normalmente permanecen inactivos en las personas normales, lo cual hace el proceso recuperativo aún más complejo, sin embargo al parecer IBOGAINA logra regular y revertir dicha expresión genética por mecanismos poco claros hasta la fecha.

 

Finalmente, IBOGAINA ha mostrado efectividad en el tratamiento del Desorden de Estrés Post Traumático (PTSD) tanto en poblaciones civiles y militares. Las hipótesis que explican dicha efectividad son varias pero se centran fundamentalmente en: Un re-equilibrio de la actividad inter hemisférica cerebral, recomposición de las estructuras amigdalinas cerebrales, y en los estadlos de sueño REM que provoca IBOGAINA, en los cuales se produce una gran plasticidad neuronal parecida a la que sufre el cerebro del feto humano en formación con lo que se produce una restauración estructural, y funcional en las estructuras cerebrales responsables de los recuerdos, la arquitectura normal del sueño y las emociones.

Explore Smarty